LEYENDAS DE LOS CASTILLOS  
 
 
LA TORRE DE LAS DAMAS 
LEYENDA PRIMITIVA  
ZUBEZÉ
 
 LA TORRE DE LAS DAMAS  
  
     Doña Beatriz  hija de D. Tello de Guzmán pasaba el verano de mil cuatrocientos y tantos años en el castillo de Villaviciosa, cuando los Reyes Católicos intentaban la conquista de Granada. Doña Beatriz amaba y como joven de diez y siete años cumplidos no sabia a que o a quien concretamente. 
    Un día, llego sobre un brioso corcel un doncel, portador de la triste noticia de la muerte de D. Tello de Guzmán En la lucha contra los infieles.El castillo se lleno de lamentos y pesares, por ser querido por todos sus vasallos el buen D. Tello.Y, sin embargo, en las pupilas de Beatriz brillo un rayo de luz aquel día .Su amor de mujer tenia objeto que ¡Ay! quedo muy pronto en evocación, porque el doncel, una vez cumplido su encargo, tras de hacer cortesía de condolencia a la dama heredera y dueña , partió al instante,sin aceptar los agasajos que le fueron ofrecidos.     Doña Beatriz amó, volando su corazón tras el galopar del caballo, mirando a la lejanía cada mañana y cada tarde.Su silencio era interpretado como reflexión de soledad  y su palidez como dolor filial. Solamente, los ojos traslucían la luz de la joven amante.     Su esperanza fue cumplida porque el doncel escribió, pero la confesión de amor era despedida juntamente"Viendoos,Doña Beatriz, sentí la llamada del amor y quise presentarme caballero delante de mi dama de Villaviciosa, con méritos para solicitaros en matimonio.Muero, no por tantas heridas como por el dolor de no veros". 
      Y dicen que el pecho de Doña Beatriz se abrió cual un volcán rojizo de sangre y llamas. 

 
 

LEYENDA PRIMITIVA  

      Volvían a Ávila , de pelear en las Navas de Tolosa, los escuadrones serranos al mando de D. Alvar Dávila,señor de Sotalvo.Al pasar el desfile frente al palacio de D.Diego de Zúñiga, arriba, desde alta ventana, su hija Dª Guiomar aplaudía a los guerreros.Su mirada angelical se cruzó con la de Alvar, que sonreía ,sonreía...El valiente capitán de serranos recorrió ya la ciudad sin corazón ¡lo había perdido en una sonrisa! 
    Guardaba D. Diego a su hija para ofrecersela a Dios.Era duro y altivo el conde, y ante él vino un día el capitán de serranos para pedir licencia para casarse con la condesita.El conde, ordeno al capitán que abandonase su palacio, prohibiendole que volviese a ver a Dª Guiomar.El   capitán replicó con entereza: 
  -Dª Guiomar y yo seguiremos amándonos; y aún más, viéndonos:¡ mal que os pese! 
   La guardia del palacio de D.Diego orden tenia de apresar a Alvar si le veían rondando por el palacio.Mientras, en el coto señorial de Sotalvo, mirando a Ávila D.Alvar Dávila alzaba un castillo roquero. 
 Se adivinaban mas que se veían los dos enamorados, ella, en la torre del palacio, junto a la ventana que mira a la sierra;él en las altas almenas que descubrían la ciudad.Hasta que un día el alma blanca de Dª Guiomar se escapó del lirio de su cuerpo. 
   A las torres del castillo vino aquel día una blanca paloma y el castellano la tomo  en sus manos.De madrugada partía a la guerra .Y en la guerra murió peleando como bueno.. 
    Cuando la primavera llega al valle, viene de la ciudad, todos los años, hasta las torres del castillo dos blancas palomas.Al decir de las gentes, son estas palomas las almas de los enamorados, que a despecho de su padre siguen amandose sin limites en el tiempo, sin limites en el espacio. 
   La gente del lugar compuso una trova recordando a los dos enamorados.: 
             Guiomar esta triste                    ¡Cómo se miran! 
            su amor está lejos,                     ¡Cuánto se quieren! 
            entrambos se mueren,                 Y son sus suspiros 
            entrambos son presos.                las únicas prendas 
                                                               que van y que vienen. 

 
 

ZUBEZE  

    Ben Mueszar,caudillo árabe, mando llamar  a Zubezé:Hija mía he venido siguiendote desde el lejano reino de Jaen.Aquel cautivo caballero cristiano puso en tu corazón la llama de un deseo.Mas tu no puedes ser la esposa de un cristiano, estas destinada a mantener el trono de tu padre casandote con el bravo Alí Bero,esperanza de la unión de los reinos taifas. 
-Padre mio"Aunque os pese" Aldefonso logro mi confianza, confiele mis cuitas, mis penas y me hablo y me contó que existe un cielo y en él una Señora muy hermosa. 
  -Volverás a Jaén mañana mismo.Me han llegado noticias que vuelven las tropas cristianas hacia la ciudad que vemos. 
  -No iré Maguer os pese 
  -Volverás que porque tornases vine 
    La contrariedad le produjo a Zubezé fiebre altísima y no pudieron marchar.Aquella noche se produjo el asalto de las tropas cristianas.Murio Ben Mueszar.Cuando en la torre del homenaje llegó un caballero al aposento de la joven princesa, ella dio un grito: 
  -Aldefonso¿Venís por mi? Maguer os pese , no puedo seguiros pero os amo.Te amo Aldefonso, mas mi padre siempre contrario a mi corazon.Quiero llegar a conocer a la hermosa Señora de la que me hablaste y diciendo esto expiro. 
    En la falda de la montaña recibieron sepultura los moros muertos, pero a Zubezé le enterraron en una cueva.Y Aldefonso trajo allí una imagen de la Virgen que los cristianos de la zona veneraban. 
     Según los moros cautivos la palabra Maguer significaba "Aunque". 

 

 Portada