TRIBUNA


IMÁGENES CCD COMO RECURSO DIDÁCTICO
EN LA ENSEÑANZA DE LA ASTRONOMÍA

Pere Horts

Desde su aparición en el mercado de instrumentos para la observación astronómica hasta el presente, las cámaras CCD han revolucionado, sin duda, las posibilidades de los astrónomos amateurs, haciendo posible que aquellos que poseían ya un nivel alto, que los capacitaba para colaborar con los profesionales en programas de investigación colectivos, se encuentren ahora en disposición de extender sus actividades hasta extremos insospechados. Fotometría de estrellas variables, seguimiento de la evolución de atmósferas planetarias, búsqueda de asteroides, detección y seguimiento de supernovas e, incluso, fotometría de quasars variables, junto con la ya tradicional fotografía de objetos de cielo profundo, son opciones perfectamente asequibles a aquellos que dispongan de un observatorio estable, provisto de telescopios de diámetro igual o superior a 200 mm., lo cual no es nada del otro mundo.

Las revistas de astronomía se hacen regularmente puntual eco de los resultados cada vez más espectaculares que aficionados, provistos de dicho instrumental, son capaces de obtener trabajando desde lugares con un porcentaje de contaminación lumínica apreciable, que haría prácticamente imposible la fotografía convencional de objetos celestes. Pero la enorme capacidad de captación de luz de las CCD posibilita la detección de objetos de luminosidad muy débil desde estos entornos urbanos contaminados, incluso en noches de luna llena, a condición de gozar de buena transparencia atmosférica. Junto a ese enorme potencial de detección, hay que situar el hecho de que, debido a su caràcter digital, las imágenes CCD permiten realizar mediciones de posiciones e intensidades luminosas, lo que las convierte en un excelente material para hacer ciencia, a condición de disponer de los conocimientos relativos al software que hay que utilizar para manipularlas.

Cuando en 1992 apareció en el mercado la primera CCD ST4 y todo lo anterior era todavía mera especulación, tuve la intuición acertada de lo que había de venir en el futuro y se me ocurrió, todavía sin saber muy bien cómo, que las imágenes CCD podían ser un excelente recurso didáctico para enseñar la ciencia de la Astronomía a alumnos de bachillerato. Dado que, por aquel entonces, yo ofrecía dos cursos de Astronomía, en segundo y tercero de BUP, podía intentar mantener un grupo estable de alumnos, realizando una introducción general en segundo y un curso especializado en tercero. Y me puse manos a la obra. Lo primero fue conseguir la CCD, cosa que fue posible por distintas subvenciones. Después, aprender su manejo (un calvario durante bastante tiempo). A continuación, adquirir un modelo mejor (más subvenciones) y poder acceder al aula de informática (coincidíamos con la EATP de informàtica). Finalmente, disponer de un observatorio para instalar el instrumental, cosa que fue posible a finales de 1996.

Justamente a principios de este año, tuve conocimiento de los Proyectos Educativos Europeos Sócrates-Comenius. Elaboré una propuesta de curso de Astronomía de Análisis y Procesado de Imágenes Astronómicas CCD, que fue aprobado. Encontré centros asociados (Jean Moulin de Draguignan (Francia), Immanuel-Kant Gymnasium de Leinfelden (Alemania) y Vaggaskolan de Karlshaw (Suecia)), y también se unieron al proyecto el Amtsgymnasiet in Sonderborg (Dinamarca) y el IES Manuel de Pedrolo de Tárrega, aunque no como asociados. En la primera reunión que hicimos, decidimos que había que explotar el potencial de las imágenes CCD para realizar, no simples prácticas de procesado de las mismas, sino ejercicios de Astronomía. Y en ello estamos.

El grupo se encuentra en el segundo año del proyecto y cada miembro colabora realizando una actividad distinta, según su circunstancia. El material que vamos elaborando lo ponemos en Internet y, ahora, vamos a establecer una serie de "links" en distintas Webs, desde las que se pueda acceder a los servidores individuales donde se encuentra el trabajo de cada uno de nosotros. Nuestra intención es que los resultados de nuestra actividad estén a disposición de todo el mundo y que, si al final lo editamos, se pueda hacer en formato CD Rom, junto con el software necesario para manejar las imágenes. La idea es proporcionar al final un recurso didáctico que pueda ser utilizado por los profesores que decidan enseñar Astronomía, sin necesidad de seguir nuestro personal periplo, a condición de disponer de un aula de informática. El mérito de nuestro trabajo, pensamos, radica en el hecho de que los alumnos no trabajan con simulaciones, sino con objetos y fenómenos celestes reales, y se encuentran en la misma situación que un verdadero astrónomo, analizando los datos de sus propias observaciones.

Lo que mi colega Josep María Bosch, de Tárrega, y yo hacemos es, no obstante, un tanto más complejo, por tener la ventaja de disponer de observatorios y del instrumental necesario para hacer fotometría: enseñamos a los alumnos los rudimentos de la tecnología CCD para que ellos mismos, en grupos reducidos, diseñen sus propuestas de observación, poniendo a su disposición el material necesario (mapas detallados del cielo, información física sobre los objetos a estudiar, etc). Después, ellos mismos hacen las observaciones con nuestro asesoramiento. Así completamos el ciclo de aprendizaje. Este aspecto puede ser realizable por aquellos enseñantes que tengan acceso a un observatorio amateur equipado con CCD. Es sólo cuestión de llegar a acuerdos con sus propietarios.

Qué hemos hecho hasta el momento? Decidimos que nuestra actividad observacional debería reflejar tanto la observación de fenómenos celestes puntuales (ocultaciones de objetos por la Luna, tránsito de asteroides, eclipses, cometas, supernovas, etc.) como aquellos que se producen de forma regular (fases de Venus, retrogradación de Marte, etc). Empezamos por el seguimiento del Hale-Bopp, del que poseemos una cantidad abrumadora de imágenes, en las que todavía estamos trabajando, la última retrogradación de Marte, la ocultación de Aldebarán por la Luna, la de Saturno por la Luna, el tránsito de Euterpe 27 frente a M1, distintas supernovas, el movimiento de Plutón. Josep María, en colaboración con un alumno, ha generado distintas animaciones y composiciones fotográficas de algunos de estos fenómenos. Yo, por mi parte, me he centrado últimamente en la coordinación de la realización del mapa de la Contaminación Lumínica de Catalunya y mis actividades observacionales actuales están dedicadas al seguimiento de la evolución de una supernova especialmente brillante en NGC 3877 y en la elaboración de un catálogo fotográfico de galaxias del Grupo Local y de los Grupos de M81, Canes Venatici, Virgo y Coma Berenices, que formará parte del apartado introductorio de nuestro trabajo, dedicado a las galaxias. Si deseáis ver algunas de las cosas que hemos hecho, esta es la dirección: http://www.xtec.es/recursos/astronom/index.htm
Pere Horts.
IES Ramon Muntaner de Figueres


Enviar comentarios a:
phorts@ctv.es
jbosch1@pie.xtec.es

cylarrw.gif - 1,10 KHIPARCO cylarrw.gif - 1,10 KC.N.I.C.E