PALACIO DE LOS DÁVILA

 
  HISTORIA.

En la plaza de Pedro Dávila, adosado a la muralla y a continuación del palacio Episcopal se encuentra el palacio de Don Pedro Dávila. Es un conjunto de cuatro casas, formando una manzana, que va desde el Alcázar hasta la puerta del Rastro. Junta a la puerta del Alcázar estaba la casa de los señores de Navamorcuende y Villatoro, y que actualmente es la sede del Palacio Episcopal. Las demás casas pertenecieron a la rama de los señores de Villafranca, luego marqueses de las Navas y hoy refundida en el ducado de Abrantes.

Fue edificado por orden de Don Pedro Dávila, hijo de Esteban Dávila, primer Marqués de Las Navas. Luchó Don Pedro en la recuperación de algunas ciudades castellanas, como Olmedo, Sepúlveda, Tordesillas y Segovia, destacando como célebre guerrero en Sepúlveda y Tordesillas. También lució su bregar guerrero, en la recuperación de Alcalá de Henares.

Fachada principal que está en la plaza del Marqués.

La fecha de construcción figura en una inscripción con letras francesas, muy confusas, que dicen: "ESTA OBRA MANDO FASER PEDRO DE AVILA SEÑOR DE VILLAFRANCA E LAS NAVAS, DEL CONSEJO DEL REY, NRO. SEÑOR; COMENZOSE TRESE DIAS DE ABRIL AÑO DE UCCCCLXI AÑOS, ACABOSE ..... DIAS DEL MES DE ..... AÑO DEL NTO DE IHU XPO DE UCCCC AÑOS".

Fue declarado Monumento Nacional el 1 de Marzo de 1962.

Sobre la portada principal se encuentra este bello relieve que representa el escudo del marquesado de las Navas sostenido por dos salvajes arrodillados sujetando el escudo con una cadena; a los extremos, dos heraldos a caballo haciendo sonar sus trompetas, de las que pende un banderín. Los guerreros de este relieve son citados por Miguel Delibes en su obra "La sombra del ciprés es alargada"


ARQUITECTURA.

La fachada principal que da a la plaza es de piedra de mampostería parecida a la utilizada en la edificación de las murallas. Tiene dos portadas con arcos de medio punto con grandes dovelas; una de ellas lleva el escudo de los Dávila y la otra está protegida por un matacán bajo el cual un relieve corona la puerta, y a sus dos laterales se encuentran dos ventanas gemelas.

La casa tenía una poterna en la muralla que fue mandada cerrar y por agravio su dueño abrió otra puerta, hoy día ventana renacentista entre columnas y coronada por un frontón, en la fachada contraria.

En el alféizar figura una inscripción que dice: "Donde una puerta se cierra, otra se abre". Arriba otra inscripción hace alusión a los dueños de la casa con estas letras:"PETRUS DAVILA ET MARIA CORDUBENSIS SU XEÑORA AÑO DE MDXLI".

La parte del palacio que da a la plazuela del Rastro, es también de mampostería, pero más pobre y de construcción anterior.

Detalle de la ventana.