LA REVOLUCION SOVIETICA. LA URSS DEL LENINISMO AL POSTESTALINISMO

 

 

 

 

 

1.    Industrialización y decadencia de la autocracia zarista

 

2.    La ideología comunista, los bolcheviques y el marxism-leninismo

 

3.    La revolución de febrero

 

4.    La revolución de octubre

 

5.    La Guerra Civil

 

6.    Comunismo de guerra, 1.917-21. Constitución de 1.924

7. 1 Constitución 1.918

 

7.    La N.E.P., 1.921-28

          7. 1 Constitución de 1.924

 

8.    Los planes quinquenales, 1.928-36

 

9.    Nueva política nacional, 1.936-1.953

          9. 1 Constitución 1.936

 

10. El partido comunista

 

 


1. INDUSTRIALIZACIÓN Y DECADENCIA DE LA AUTOCRACIA ZARISTA

 

            Los antecedentes de la revolución, sus causas profundas y el contexto histórico en el que ésta se produce, pueden situarse en el período 1.874-1914, en el cual arranca la industrialización del país intensificando las contradicciones del sistema político-social ante la pervivencia de estructuras agrarias arcaicas que siguen siendo las dominantes. La industrialización, en gran parte es financiada por el estado y por capital extranjero ante la debilidad de la burguesía nacional. Los intentos reformistas resultarán insuficientes o fracasarán, como es el caso de la reforma agraria por el sistema del MIR, que dará lugar a frecuentes levantamien­tos campesinos. Despierta la conciencia nacional de las minorías sometidas, polacos y finlandeses. Como válvula de escape del malestar general el poder propicia el antisemitismo popular que se desahoga en la práctica del progrom.

 

            La oposición política se articula progresivamente en diferentes organizaciones clandestinas, Narodniks (populistas), Nihilistas o anarquistas, Socialistas, etc., que no dudan en recurrir al terrorismo.

 

            Este conjunto de circunstancias resultan agravadas a consecuencia de la derrota ante el Japón en la guerra de 1.905, que contribuye a desprestigiar aún más al régimen zarista, abriendo las puertas a un primer ensayo revolucionario que se salda con violentas represiones y con un reformismo pseudoconsti­tucional. Son de destacar en la revolución de 1.905, la represión de la manifestación pacífica presidida por el pope Gapon ante el palacio de invierno de San Petersburgo o Petrogrado, el motín del acorazado Potemkim y la subsiguiente matanza de la población civil en la ciudad de Odessa, la insurrección Krondstadt, y los levantamientos nacionalistas de Polonia y Finlandia. Se forman los primeros soviets o consejos de obreros y soldados. Las principales concesiones de orientación liberal resultan vacías de contenido. Se constituye en 1.906 la primera Duma o parlamento sin verdade­ros poderes legislativos. Se suprime el MIR condonando las deudas pendientes de los campesinos.

 

            El fenómeno Rasputín revela el grado de descomposición al que había llegado la corte de Nicolás II.           

 

2. LA IDEOLOGÍA COMUNISTA, LOS BOLCHEVIQUES Y EL MARXISMO-LENINISMO

           

            El Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, de orientación marxista, es fundado por Plejanov en 1.883 en Ginebra, donde conoce a Marx y a Engels. En el segundo congreso celebrado en Londres en 1.903 se produce la escisión en Mencheviques o minimalistas y Bolcheviques o maximalistas, que se hace definiti­va en 1.912.

 

            Los Mencheviques son marxistas ortodoxos que creen necesario posponer la revolución del proletariado hasta que se produzcan las condiciones previas necesarias, la revolución burguesa y el desarrollo del capitalismo y en consecuencia del proletariado. Siguen el modelo de los partidos socialistas de la Europa industrializada. Su finalidad primordial es la organización de los trabajadores para la acción política dentro de la legalidad burguesa, siguiendo las tácticas de las organizaciones de masas en el movimiento sindical y todo ello sin rechazar la participa­ción democrática en la gestión interna del partido.

 

            Los bolcheviques se basan en la revisión del marxismo realizada sobre todo por Lenin, admitiendo una estrategia revolucionaria inmediata. Dan prioridad a la organización clandestina con estrategias extralegales y conspirativas, bajo una dirección elitista, que constituye el verdadero núcleo del partido, entendido éste como vanguardia de todos los elementos revolucionarios. Esta concepción del partido contradice la ortodoxia marxista: La emancipación de la clase trabajadora corresponde a la clase trabajadora misma. Pero esta concepción se adaptaba a las circunstancias reales del país y a los modelos seguidos por las organizaciones revolucionarias rusas de la época. De estas contradicciones con la doctrina inspiradora surge la necesidad de adaptar la doctrina marxista a la práctica bolchevique.

 

            Podemos resumir estas necesidades de adaptación a tres problemas:

 

            1.         Revisión del marxismo de acuerdo con la evolu­ción del sistema capitalista en su fase imperialista.

 

            2.         Adaptación del marxismo a la situación de la Rusia prerrevolu­cionaria en la que la indus­trialización era incipiente, predomi­naba el campesinado y la economía feudal de subsis­tencia, asemejando a Rusia con países some­tidos al dominio colonial.

 

            3.         Necesidad de aceptar después de 1.917 la posibilidad del socialismo en un sólo país.

           

            Las aportaciones teóricas realizadas por Lenin respecto al primer punto, por Trotsky respecto al segundo y por Stalin respecto al tercero constituyen junto con la herencia marxista la ideología comunista o el marxismo-leninismo.

 

6. COMUNISMO DE GUERRA, 1.917-21. CONSTITUCIÓN DE 1.924

 

            Se emprende la construcción y consolidación del nuevo régimen socialista en el curso de la guerra civil y de la intervención extranjera. Efecto de la guerra como catalizador de la revolu­ción. Faltaba un modelo real previo a diferencia del sistema capitalista, no surgiendo como éste de un proceso de larga y lenta evolución secular. Se dan continuidades con el anterior régimen zarista al no crearse instituciones representa­tivas de la sociedad civil y al ignorarse las libertades más elementales.

 

            Se aceleran las colectivizaciones a un ritmo más rápido del deseable en situación de extrema escasez de recursos, inflación galopante y caída brutal de la producción.

 

            La oposición política es suprimida, recurriendo a prácticas represivas especialmente implacables con los anarquistas.

 

            Trotsky organiza el Ejército Rojo que conseguirá la victoria para los bolcheviques.

 

            Formación de la III Internacional Socialista, I Internacio­nal Comunista o Komintern.

 

            Las reformas económicas de mayor envergadura son la sociali­zación de la tierra, de la industria y del comercio. En lo que respecta a la socialización de la tierra se frustran las aspira­ciones seculares del campesinado que aspiraba a un reparto real de la tierra para convertirse en propietarios individuales de la misma. Se decreta la expropiación de las grandes propiedades sin indemnización, pasando la titularidad de las propiedades a los soviets. En consecuencia se produce un grave descontento, incluso con levantamientos del campesinado, a cuyo malestar se suma una política de requisas sin compensaciones.

 

            El primer paso en la socialización de la industria y del comercio se produce con la instauración del control obrero de las empresas, aunque persiste en parte la organización capitalista por la incapacidad de los obreros para hacer efectivo el control que se les encomienda. Se crea el Consejo Superior de la Economía Nacional, organismo coordinador y centralizador de las principa­les decisiones de la política económica, del que a su vez dependen los Consejos Económicos Regionales, los SOVNARJOS.

 

            En 1.918 se decreta la nacionalización de la banca, del comercio exterior y del resto de las actividades comerciales interiores.

 

            Comienzan las planificaciones sectoriales como el Plan Gelvo de electrificación.

            En conjunto la política de nacionalizaciones generalizadas produce efectos desastrosos con graves malentendidos entre gobierno y población, con caída brutal de la productividad, anarquía, hambrunas y rebeliones anticomunistas. En resumen, caos económico y fracaso generalizado de las reformas.

 

            El fin de la guerra con la desmovilización aumenta la gravedad de los problemas incrementando el paro y la miseria.

 

6. 1 Constitución 1.918

 

            La primera del nuevo régimen, declara los derechos del pueblo trabajador y explotado, como síntoma de una nueva concepción del Estado y de la sociedad. Establece un particular sistema de sufragio, el derecho al voto por el censo del trabajo, discriminación censitaria con criterio opuesto al liberal. El voto es desigual con mayor representativi­dad obrera que campesina. El voto es indirecto y público.

 

            Los órganos de gobierno que esta constitución establece, con una estructura piramidal de poderes y superposición vertical de órganos por delegaciones sucesivas, son los siguientes:

 

            CONGRESO PAN-RUSO DE LOS SOVIETS: macroparlamento que se reúne sólo una vez cada dos años, tiene funciones constitu­yentes.

           

            COMITÉ CENTRAL EJECUTIVO: funciones legislativas por delegación del anterior. Formado por 200 miembros.

 

            PRESIDIUM: Jefe del Estado colegiado, elegido por el anterior y órgano permanente del mismo.

 

            CONSEJO DE COMISARIOS DEL PUEBLO: nombrado por el anterior, es un Ejecutivo similar a un Consejo de Ministros.

 

 


7. LA N.E.P., 1.921-28

 

            Principio básico de la nueva política: restablecimiento de las prácticas del capitalismo yuxtaponiendo elementos socialistas y capitalistas con desnacionalizaciones de los medios de producción transitorias, ante la imposibilidad de continuar una colectivización forzada y contracorriente de las estructuras mentales, económicas y sociales profundamente arraigadas.

 

            Se restablece la explotación y comercialización privadas en la agricultura con libre contratación de la mano de obra.

 

            Se fomenta la formación de cooperativas con los primeros ensayos de koljós (cooperativas agrarias no estatales) y sovjós (granjas estatales).

 

            Se producen en breve plazo resultados positivos, recuperán­dose la productividad agraria. Los kulaks (nombre con el que en la Rusia zarista se designaba a los campesinos ricos) son los principales beneficiarios y artífices del avance en la economía agraria.

 

            Se restituyen a sus antiguos propietarios las industrias pequeñas y medianas.

            Se restablece el sistema de mercado.

            Se emprenden reformas monetarias.

            Se constituyen Truts de empresas nacionales.

            En 1.924 muere Lenin y Stalin accede al poder.

 

7. 1 Constitución de 1.924

           

            Su principal innovación es la estructura federal del estado desdoblando el Comité Central Ejecutivo en un SOVIET DE LA UNIÓN y en un SOVIET DE LAS NACIONALIDADES. El Consejo de Comisarios del Pueblo, poder ejecutivo, se desdobla en un  CONSEJO DE COMISARIOS DE LA UNIÓN y un CONSEJO DE COMISARIOS UNIFICADOS, con respectivas competen­cias en la federación y en cada estado miembro.

 

8. LOS PLANES QUINQUENALES, 1.928-36

 

            Comienza el desarrollo de una economía de planificación central, liquidando las estructuras capitalistas que se habían reestablecido en el período anterior.

 

            En 1.929 Stalin declara la guerra a los hombres de la NEP, los nepmen que se habían aprovechado del retorno al capitalismo, sobre todo kulaks, pequeños comerciantes y propietarios, liquidando al mismo tiempo la doble oposición a su política desde sectores de la derecha y de la izquierda del partido, personifi­cada en Trotsky y Bujarin respectivamente.

 

            La colectivización es impuesta al campesinado por la fuerza, con la eliminación física de gran parte de los kulaks, enajenando a la mayor parte del campesinado de una colaboración voluntaria y convencida con el régimen comunista. Stalin inicia así una política errónea e imprudente, desoyendo todas las recomendacio­nes de los teóricos marxista al respecto, actitud cuya justifica­ción sólo puede encontrarse en la imposición al campesinado de un ahorro forzoso para financiar y acelerar la industrialización. La resistencia a la colectivización forzosa se agrava y aún en los años ochenta subsistía como el más grave problema del sistema. Tal resistencia trata de aliviarse desde 1.936 con la concesión de los huertos privados en los koljos como un sector marginal privado en la agricultura colectivizada, pero con unos rendimientos mucho más elevados.

 

            La nacionalización del comercio y de la industria resulta mucho menos problemática por el número de personas afectadas y por la mayos eficacia directa de las medidas burocráticas en estos sectores.

 

            En 1.931 se cierra la fase experimental de las colectiviza­ciones y nacionalizaciones a gran escala, que nunca se había emprendido con anterioridad.

 

            En lo que respecta a la planificación económica, con los ensayos previos de planificación sectorial se emprende en este momento la planificación integral de toda la actividad económica, cuyo requisito previo queda cumplido con las nacionalizaciones de los medios de producción. En 1.921 se había constituido el GOSPLAN, Comisión del Plan del Estado, órgano central de la planificación que hasta el año 1.928 se había limitado a las planificaciones sectoriales.

 

            Los primeros Planes Quinquenales proclaman la prioridad de las inversiones productivas y del consumo, prioridades ficticias por tener que subordinar todas las actuaciones a las prioridades absolutamente ineludibles del desarrollo de infraestructuras e industrias de base, de industrias de equipo y sobre todo de la industria de armamento por la situación del país como única potencia socialista mundial en aislamiento frente a un medio internacional hostil. Circunstancia que por otra parte fuerza una política económica autárquica.

 

            El balance de los primeros planes quinquenales resulta positivo sobrepasando incluso alguno de los objetivos propuestos, no alcanzando otros y con diversas desviaciones cualitativas sobre las previsiones. Los aspectos negativos más significativos son los siguientes: no conseguir un desarrollo equilibrado, excesivo centralismo y burocratismo, falta de flexibilidad, subdesarrollo del sector consumo y estancamiento de la agricultu­ra. Los aspectos positivos más destacables son por otra parte los siguientes: la planificación integral se revela como un medio eficaz para romper el círculo vicioso del subdesarrollo y como un modelo de industrialización más rápido que el del capitalismo pero con unos costes humanos quizá superiores a causa de los abusos autocráticos de Stalin.

 

            Entre 1.926 y 1.940 la producción industrial se multiplica por 8,5. El fenómeno que más sorprende al mundo capitalista es la inmunidad del nuevo sistema a las crisis económicas.

 

9. NUEVA POLÍTICA NACIONAL, 1.936-1.953

 

            Es un período de endurecimiento del régimen que degenera a prácticas totalitarias al concentrarse todos los poderes en la persona de Stalin que ejerce una dictadura absoluta e implacable. Surge el fenómeno del culto a la personalidad del autócrata. Las purgas se generalizan en todos los medios de la sociedad que es sometida a un estado policial. Los juicios de Moscú de los años 1.936-1.938 purgan el partido y el ejército, la vieja guardia de la revolución, los funcionarios y toda la burocracia estatal imponiendo un régimen de terror personal.

 

            Continúa, no obstante, la vertiginosa ascensión de la URSS al rango de potencia mundial industrial y militar como quedará demostrado en su reacción a la invasión alemana en la II Guerra Mundial.

 

            En los años 1.938-42 se pone en marcha el tercer Plan Quin­quenal, continuando los criterios básicos de los dos anteriores, pero la invasión alemana en junio de 1.941 interrumpe su realización.

 

            Los cuarto y quinto Planes Quinquenales durante los años 1.946-55  llevan a cabo la reconstrucción nacional al término de la II Guerra Mundial, en la que el país había perdido 7 millones de vidas humanas, 25 millones de rusos se habían quedado sin vivienda, se había destruido gran parte de la infraestructura industrial y de la cabaña ganadera. De nuevo ha de sacrificarse el desarrollo del consumo por los imperativos de la guerra fría que drenará gran parte de los recursos para el abastecimiento de la carrera de armamentos y para el rearme nuclear.

 

            A mitad del desarrollo del quinto plan quinquenal se produce la muerte de Stalin en 1.953.

 

9. 1 Constitución 1.936

 

            Establece el sufragio universal igual, directo y secreto. Las listas son presentadas únicamente por el partido con candidaturas igualmente únicas.

           

            Estructura federal del estado con derecho teórico de cada república a salir de la Unión. La autonomía de cada estado es escasa. La Unión queda formada por 15 Repúblicas Federadas, 20 Repúblicas Autónomas, 8 Regiones Autónomas y 10 Distritos Naciona­les.

           

            Los principales órganos del Estado son los siguientes:

 

            SOVIET SUPREMO: Órgano superior del poder del estado. Bicameral que se desdobla en Soviet de la Unión y Soviet de las Nacionali­dades.

 

            PRESIDIUM: Delegación permanente del anterior con un Presidente, 15 Vicepresidentes, 20 Vocales y un Secretario. Ejerce por delegación del anterior funcio­nes legislativas, ejecutivas y jurisdiccionales de interpretación de las leyes. En la práctica estará bajo control absoluto del aparato del partido.

 

            CONSEJO DE MINISTROS: Sustituye al anterior Consejo de Comisarios del pueblo. Es un Ejecutivo de 96 miembros. El verdadero órgano del Ejecutivo es el Presidium del Consejo de Ministros, órgano delegado del anterior con sólo 5 miembros.

 

            PROKURATURA: Órgano supremo de vigilancia del estricto cumplimiento de las leyes en todos los medios de la administración del estado.

 


10. EL PARTIDO COMUNISTA

 

            Es el órgano fundamental en el funcionamiento de todo el régimen soviético, omnipresente en todos los sectores y en todas las actividades. A pesar de ello sólo el 5,36% de la población de la URSS llegó a estar afiliada al partido, ya que se limitaba el acceso al mismo mediante un riguroso y escrupuloso proceso de selección. La organización interna es rígidamente jerarquizada y piramidal, a base de niveles sectoriales superpuestos, municipios, distritos, regiones, repúblicas, desembocando en la Unión. En cada uno de estos niveles existen órganos representati­vos con sus propios comités, a partir de los cuales se constituye el Congreso del Partido Comunista de la URSS que elige al Comité Central y éste al Politburó.

 

            COMITE CENTRAL: Es la institución capital del partido comunista con 195 titulares y 165 suplentes. A su dirección, de hecho, se subordina todo el complejo mecanismo político, administrativo y económico del país. A través de la completa red organizativa del partido ejerce un dominio eficaz y férreo del conjunto de la sociedad y del Estado.

 

            POLITBURO: Es el órgano delegado permanente del Comité Central. Está formado por 20 miembros que dirigen las actividades del comité.

 

            SECRETARIA: Constituido por doce miembros al frente de los cuales se encuentra el primer Secretario General del Partido. Es un órgano complejo que domina todo el aparato del partido y que constituye el capital centro del poder de todo el sistema de la URSS en la persona del primer secretario, verdadero monarca absoluto y de hecho de la URSS.

 

            Existe además un poder semioculto, el de la organización policial, GPU, KGB, NKVD, que en la clandestinidad ejerce el poder del terror por encima del aparato del partido, y que fue el principal instrumento de la tiranía de Stalin.