LA RUTA PORTUGUESA A LA INDIA

 

Bartolomé Dias: el Cabo de Buena Esperanza

Vasco Da Gama: el viaje a la India

 

La circunnavegación de Africa por Bartolomé Dias

En la segunda mitad del siglo XV las expediciones portuguesas fueron adentrándose más y más en el sur del continente africano hasta que en 1487 la comandada por Bartolomé Dias compuesta por dos carabelas fue lanzada hacia el sur por una peligrosa tormenta que les alejó de las costas africanas durante días. Después Dias ordenó poner rumbo al este hasta que alcanzó (ya en 1488) el extremo sur de África, que será bautizado como el Cabo de Buena Esperanza. Doblado el cabo se veía la posibilidad de culminar el gran proyecto portugués imaginado por el infante Enrique: llegar a la India rodeando el continente africano y atravesando el océano Índico. El propio Bartolomeu Dias pensó en culminar este viaje, pero ante la posición contraria de muchos marineros, cansados, enfermos y temerosos ante la escasez de provisiones, decidió volver a Portugal. Cuando la expedición alcanzó Lisboa en la ciudad se encontraba un marino genovés, Cristóbal Colón, que desde 1484 venía proponiendo una nueva ruta al rey de Portugal para alcanzar la India: viajando hacia el oeste a través del océano Atlántico. Su propuesta había sido estudiada y, sin haber sido aprobada, tampoco había sido desestimada. Sin embargo la expedición de Dias abría el camino para alcanzar la India, lo cual devaluaba el proyecto de Colón, quien tenía un plan muy organizado y meditado, pero que, aparte de en sus muy amplios conocimientos marineros, se basaba en un conjunto de suposiciones extraídas de la Biblia, de libros de sabios de la Antigüedad como Ptolomeo o relatos de viajes como los de Marco Polo. Frente a este plan bastante fantasioso, la corona portuguesa se decidió por la realidad que suponían los descubrimientos de Dias.
Por estos motivos es comprensible el temor portugués al conocer, mientras se encontraban preparando la expendición de Vasco de Gama que llegará a la India en 1497, que Colón, al servicio de la corona de Castilla (rival absoluto de Portugal) había llevado a buen puerto su plan en 1492. Los beneficios de todo un siglo de esfuerzos, pagado con vidas y dinero, peligraban.
Por eso el rey Juan II de Portugal reaccionó con dureza reclamando la propiedad de las tierras descubiertas por Colón, situadas en el Océano al sur de las islas Canarias y por tanto, según el tratado de Alcaçovas, portuguesas. Las tensiones entre ambos reinos llevaron a una mediación del Papa de Roma del que saldría el Tratado de Tordesillas (TEXTO) que fijaba una línea imaginaria situada 370 leguas al oeste de las Islas Cabo Verde asignando cuanto territorio se descubriese al oeste de esa línea a los reyes castellanos, mientras que los territorios al este de esa línea pertenecerían a Portugal.

 
Animación del viaje de Dias.  (54 kb)
  Arriba Retrato de Bartolomé Dias
 
Animación del viaje de Da Gama.  (71 kb)

 

La expedición a la India de Vasco Da Gama

En este contexto subió al poder un nuevo rey portugués, Manuel I, que impulsó una nueva expedición que culminase el proyecto para hacerse con el rico comercio de las especias y la seda. Se eligió para comandar esta expedición a Vasco de Gama, que no era un marino, sino un caballero de la Corte, pues en esta ocasión no se trataba sólo de explorar, sino también de enfrentarse a los peligros de llegar a unos territorios ricos, muy poblados y organizados y bastante bien armados.
La expedición partió en el verano de 1497 formada por cuatro barcos y con provisiones para tres años. Vasco de Gama decidió no hacer el viaje pegado a la costa africana (para evitar vientos y corrientes contrarios), sino por medio del Atlántico, navegando hasta muy baja latitud, luego virar al este y pasar junto al cabo de Buena Esperanza (extremo sur de África), para después pasar a través del Mar Arábigo y del Océano Indico hasta alcanzar la ciudad de Calicut en el sudoeste de la India poco más de diez meses después de su partida.
Aunque en la India Vasco de Gama encontró bastantes dificultades con los gobernantes locales y a su regreso a Portugal tras algo más de dos años de expedición había perdido más de dos tercios de sus tripulantes, el viaje fue considerado un éxito, pues pese a las dificultades (duración, vientos contrarios, obstáculos puestos por los musulmanes) se había concluido con éxito un proyecto iniciado a comienzos de siglo. Además, con la enorme diferencia de precio que habían observado entre lo que costaban las especias en la India y lo que podían llegar a pagar los consumidores europeos, las expediciones comerciales podrían llegar a ser muy rentables para Portugal.
El viaje de Vasco de Gama ha quedado un poco oscurecido por la historia, en un primer momento porque el viaje de Colón a América cinco años antes deslució el éxito portugués y, posteriormente cuando se tomó conciencia de que Colón no había alcanzado Asia, sino todo un “Nuevo Mundo”.
Sin embargo los méritos de la ruta portuguesa son enormes: frente a las cinco semanas del viaje de Colón, casi un año de peligrosa navegación contra vientos y corrientes desfavorables. Además la ruta de De Gama rindió rápidamente beneficios, mientras que los descubrimientos de Colón, a pesar de sus promesas de oro, tardarán muchos años en proporcionar ganancias económicas a la corona de Castilla.

[Descargar versión rtf ]

Página inicio

 
Actividades sobre el tema
 
Retrato de Vasco de Gama